La segunda temporada - Tras proclamarse reina de Castilla en Segovia a la muerte de su hermanastro el rey Enrique IV de Castilla, Isabel tendrá que ganarse junto a su marido Fernando de Aragón la lealtad y el apoyo de los nobles para consolidar su reinado. Sin embargo, un grupo de nobles contrarios a ella defenderá los derechos sucesorios de Juana, conocida como la Beltraneja.

Para ello, acudirán a Portugal, cuyo rey, Alfonso V, establecerá una alianza y declarará la guerra contra el bando isabelino. Comienza así lo que se conoce como la Guerra de Sucesión Castellana.

Tras ella, Isabel y Fernando, ya reyes de Castilla y de Aragón, se embarcarán en la Guerra de Granada, que durante diez años tendrá ocupados los esfuerzos militares del reino. El objetivo es conquistar -reconquistar, desde el punto de vista castellano- el Reino Nazarí.

Mientras tanto, se establece la Inquisición, se arrincona progresivamente a los judíos y se prepara el viaje hacia las Indias Orientales que propone un navegante llamado Cristobal Colón. Si en su camino hacia el trono, conocimos a una Isabel determinada pero dulce y joven, el ejercicio del poder y el sufrimiento personal, convertirán a Isabel en esa gobernante que con sus luces y sombras es uno de los más grandes personajes de la Historia de España y una mujer con una personalidad difícilmente imitable.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Capítulo 16 - ¿Superarán Fernando e Isabel la traición de él? ¿Cómo afectará a la salud de la reina el aborto que ha sufrido?

La guerra se recrudece y el futuro de Castilla sigue en el aire. Sigue habiendo dos reinas para el mismo tronoy la Iglesia y el dinero judío decidirán cuál de las dos se sienta en él.


­¿Qué le pasaba a los burgaleses con Isabel? ¿No querían a la de Madrigal como reina? ¿Es cierto que, como vemos en este capítulo 16, montaron una especie de farsa contra la ursurpadora? 


decisiones que Isabel tomó contra el pueblo judío 
para contentar a los nobles castellanos en Burgos:
  • Se someterán a tribunales de justicia ordinarios
  • En los contratos de crédito los intereses se limitarán a un 30%
  • No hará falta la presencia un testigo judío para la firma de un contrato, bastarán dos cristianos
Y quizás los siguientes sean los puntos más dolorosos:
  • No podrán vestir ni brocados ni terciopelos ni adornos en oro y plata
  • Y se les señalará con rodela bermeja en la ropa  ---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario